Basada en la dieta mediterránea, la dieta de los colores propone un método sencillo para crear menús que ayudan a perder peso a la vez que a adquirir hábitos saludables.

¿En qué consiste la dieta de los colores?

La dieta de los colores no se basa en comer en función del alimento, sino en clasificar los alimentos en cinco colores, por lo que también se conoce a este método como la dieta de los cinco colores. De este modo, tendríamos los siguientes grupos:

A partir de aquí, la dieta de los colores propone una proporcionalidad diferente entre hombres y mujeres. Para ellos, cuatro raciones de alimentos amarillos al día, cuatro del grupo rojo y cuatro del marrón. Para ellas, la proporcionalidad es de 3+3+3. Y  para los dos sexos, el grupo verde es libre e ilimitado.

Esta dieta ha sido creada por la doctora Montse Folch, con más de más de veinticinco años de experiencia en el tratamiento de la obesidad, sobrepeso y trastornos de la alimentación,  licenciada en Medicina y Cirugía y máster en Nutrición Comunitaria por la facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona.

Ventajas de la dieta de los colores

La dieta de los colores no elimina alimentos o grupos de alimentos, con lo que establece una proporcionalidad nutritiva saludable, ya que los hidratos estarían entre 55 y un 60%, las proteínas entre un 12 y un 15% y las grasas alrededor de un 35%. Y siguiendo la propuesta de la Dra. Folch, todo ello con la base alimenticia de la dieta mediterránea, patrimonio inmaterial de la Humanidad.

A su vez, el método de los colores permite adquirir conciencia de lo que se come y en qué proporciones hacerlo de modo saludable, de modo que permite aprender a adaptar lo hábitos hacia una alimentación equilibrada que ayuda a modificar el metabolismo para, además de perder peso, mantenerlo después.

Consideraciones sobre la dieta de los colores

La dieta de los colores propone una forma de alimentación con la solvencia profesional de su creadora y puede seguirla cualquier persona. Pero como toda dieta, a la hora de hacerla, hay que tener en cuenta, no solo el sexo, el grado de actividad física del individuo, su metabolismo, si hay o no enfermedades, etc. por lo que siempre es recomendable ajustarla lo máximo posible a cada persona acudiendo a un profesional de la nutrición.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s