Los mariscos son animales acuáticos invertebrados cuya diversidad ofrece multitud de opciones culinarias, de entre ellas, algunas de las más sanas, como la cocción al vapor, que realza su sabor y sus propiedades nutritivas. Sin embargo, aunque son bajos en grasas, hay que consumirlos con cierta prudencia.

Tipos de mariscos y sus calorías

Podemos distinguir entre dos grandes grupos de mariscos:

  • Crustáceos. Englobarían a gambas, bogavante, cigala, langosta, etc.
  • Moluscos, de entre los cuales distinguiríamos: univalvos, con una sola valva como los caracoles de mar; bivalvos o con dos valvas, como almejas, mejillones, ostras…; y cefalópodos, sin valvas, como el calamar, la sepia o el pulpo.

Mientras que el índice glucémico de los mariscos es bajo (0), el valor calórico es variable según el tipo de marisco. He aquí un listado de las calorías por cada cien gramos de algunos de los mariscos más característicos:

  • Almejas – 73 Kcal
  • Bogavante – 90 Kcal
  • Calamares – 68 Kcal
  • Centollo – 85 Kcal
  • Cigalas – 67 Kcal
  • Gambas – 78 Kcal
  • Langosta – 88 Kcal
  • Mejillones – 66 Kcal
  • Ostras – 80 Kcal
  • Pulpo – 57 Kcal
  • Sepia – 73 Kcal

Valor nutritivo de los mariscos

El mayor aporte nutritivo de los mariscos es en proteínas, yendo del 14% a más del 20% al que pueden llegar ciertos crustáceos. En cuanto a los hidratos de carbono, los mariscos suelen estar por debajo del 1%, aunque existen excepciones como las ostras (4’7%) o los mejillones (casi 2%).

El contenido en grasas oscila del 0’1 al 8%, de las cuales la mayoría son grasas poliinsaturadas como el Omega 3, beneficiosas para el organismo. Sin embargo, cabe destacar el contenido en colesterol, un lípido que, junto a los purines, puede aumentar el ácido úrico en sangre (con consecuentes problemas de gota), por lo que se recomienda un consumo moderado de marisco, sobre todo crustáceos y cefalópodos.

Cabe destacar la presencia de vitaminas A, B y D, y en cuanto a minerales, los mariscos contienen entre otros, potasio, calcio, sodio, hierro o selenio (anitoxidante), y las proporciones varían según el marisco, de modo que, por ejemplo, almeja y berberecho son ricos en calcio y hierro, el cual también presenta interesantes proporciones en mejillones, ostras o chirlas.

¿Quieres cocinar? Visita nuestras recetas



Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s