Los minerales son componentes inorgánicos que se encuentran en la naturaleza y que el ser humano sólo puede obtener a partir de la alimentación. Los minerales no tienen una función energética, no aportan calorías, pero son nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

¿Cuáles son los minerales esenciales para nuestro organismo?

Más de una veintena son los minerales esenciales para nuestro organismo. Normalmente se dividen en tres grupos:

-Macroelementos. Son los que el organismo necesita en mayor cantidad (1000mg al día aproximadamente). Entre estos minerales son sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cloro y azufre.

-Microelementos. Se necesitan en menor cantidad que los anteriores, unos pocos miligramos al día, y entre ellos se hallan son el hierro, el flúor, el yodo, el manganeso, el cobalto y el cobre.

-Oligoelementos. La cantidad necesaria de estos para el organismo se mide por pequeñas cantidades, microgramos, de los que cabe destacar silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno y selenio.

¿Para qué sirven los minerales?

Cada uno de los minerales tiene una función específica en nuestro organismo, pero en términos generales, podemos decir que las funciones de los minerales serían tres:

Función plástica. Se refiere a cuando los minerales forman parte estructural de nuestro cuerpo, como el caso del calcio, el flúor o el magnesio, que forman parte del tejido óseo, o el hierro, que forma la hemoglobina.

Función reguladora. Determinados minerales regulan la actividad de numerosas enzimas, así como el ácido base para mantener un pH correcto en el organismo (como sucede con el cloro), regulan el reparto de agua en el organismo, etc.

Función de transporte. Contribuyen al transporte de oxígeno y nutrientes.

¿Cómo evitamos carencia de minerales?

Ciertos minerales pueden ser difíciles de absorber por parte de nuestro organismo. Así, hay minerales como el hierro de los que se absorbe una cantidad reducida de la cantidad presente en los alimentos, mientras que otros como el sodio, el potasio, cloro, yodo o flúor son de más fácil absorción. Por ello, es importante mantener una buena depuración intestinal, ya que favorece la absorción de nutrientes.

En cuanto a la alimentación, lo principal para evitar carencia de minerales es una ingesta variada de alimentos. Y dentro de esta, son esenciales los alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, cereales, legumbres, frutos secos y semillas, que son los más ricos en minerales y vitaminas.

Por lo que respecta a la fruta, es mejor no pelarla por sistema, puesto que el mayor aporte de minerales se haya en la piel. Y al hervir verduras y hortalizas, no desechemos el agua, sino que es mejor aprovechar el caldo para cremas y sopas.

Como el hígado es el encargado de regular el equilibrio de minerales, es mejor evitar productos procesados, ricos en aditivos, ya que saturan el hígado.

¡Y ojo con la sal! El sodio se halla en muchos alimentos, y un exceso es negativo. Así que es importante reducir la ingesta de sal, evitar la refinada y a lo sumo, consumir algo de sal marina.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s