Muchas veces hemos oído esa asociación: al dejar de hacer ejercicio, el músculo se torna grasa. E incluso la afirmación en dirección contraria: si haces ejercicio la grasa se convierte en músculo. Pero esto no es más que un mito. ¿Por qué?

Músculo y grasa, dos tejidos diferentes

En la formación de ambos, grasa y músculo, interviene nuestra alimentación y la forma de nutrirnos derivada de la misma (ver aquí diferencia entre alimentación y nutrición). Pero el músculo es un tejido formado por agua en un 75% que para desarrollarse requiere de proteínas. Y una de las funciones esenciales del sistema muscular es generar movimientos, ya sean voluntarios o involuntarios relacionados con funciones vitales. Y para ello existen más de 650 músculos en nuestro cuerpo.

La grasa corporal, además de ser una reserva energética, tiene funciones diversas en el organismo (desde protección de órganos a modulaciones metabólicas -ver aquí funciones de la grasa corporal). Y se acumula esencialmente a través de la ingesta de hidratos de carbono y/o grasas. Siempre hemos de tener un porcentaje adecuado de grasa en el cuerpo, pero si no gastamos toda la energía que nos aporta nuestra alimentación, la grasa se acumula, normalmente en barriga y caderas (ver aquí Engordar de barriga, engordar de caderas: ¿dónde están los peligros?), excediendo el grado necesario de grasa corporal que necesita nuestro organismo (ver aquí riesgos del exceso de grasa corporal).

Qué pasa con la grasa y el músculo cuando hacemos ejercicio

Cuando hacemos ejercicio, empleamos energía y, por lo tanto, quemamos grasa. Y aquí podemos establecer una relación con el músculo porque, con el ejercicio continuo, el glucógeno de los músculos se rompe para producir glucosa, es decir, energía. Y cuando esta escasea, la grasa empieza a descomponerse para proveer de energía al movimiento propiciado por el ejercicio. Pero sólo hace eso, la grasa se transforma en energía, no en tejido muscular.

Al ir perdiendo grasa corporal, se ve más el músculo porque la grasa ya no lo tapa. Y el músculo puede crecer al hacer ejercicio, sobre todo de fuerza, pero solo si recibe el aporte de proteínas necesario para generar tejido. Si no, lo que hará es definirse y tonificarse.

Es un mito: el músculo no se transforma en grasa si dejas de hacer ejercicio

Si por el contrario, se ha ganado masa muscular y se deja de hacer ejercicio, para nada esa masa muscular ganada se convierte en grasa. Al dejar el deporte, quemaremos menos calorías, y unido a un metabolismo más lento, si no se ajusta a la alimentación, tendremos un exceso de energía que se acumulará en grasa corporal. En exceso, tapará la musculatura. Pero no es que le músculo se haya convertido en grasa, sino que ha perdido definición y queda escondido.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s