Griegos, romanos o celtas, entre otros muchos pueblos, ya recolectaban setas para usos gastronómicos, aunque hasta el siglo XVII no se empezaron a cultivar. Hoy en día la evolución de ese cultivo hace accesibles muchas de las especies comestibles. ¿Qué nos aportan?

Setas, ligeras y nutritivas

Existen una gran variedad de setas (champiñones, níscalos, boletus, gírgolas o champión ostra, etc.), pero todas tienen en común que son un alimento en su mayoría compuesto por agua (más del 90%). Tienen un bajo contenido en hidratos de carbono (0,5gr por cada 100gr) y en proteínas (entre 2 y 4gr por cada 100gr). Por ello, las setas son bajas en calorías (entre 20 y 30Kcal por 100gr) y su índice glucémico también es bajo (15).

A nivel de nutrientes, las setas aportan vitaminas del grupo B (sobre todo B2 y B3), y también minerales cómo yodo, potasio o fósforo. En el caso de este último, no sólo lo contienen, sino que favorecen la absorción de fósforo así como de calcio, lo cual contribuye a la remineralización de huesos y dientes.

Y si quieres cocinar con setas…



Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s