Las dietas milagro son aquellas que prometen perder peso rápidamente (unos 5 kilos al mes) y con poco esfuerzo. Sin embargo, lo recomendado es perder entre medio kilo y un kilo al mes. Y es que el mayor peligro de las dietas milagro que prometen pérdidas rápidas de peso es el efecto rebote o efecto yoyó.

¿Cuáles son las características de las dietas milagro?

Las dietas milagro se caracterizan, sobre todo, por una escasa ingesta de energía (calorías). Por lo tanto, en general son dietas hipocalóricas muy exageradas. Esto implica que son dietas desequilibradas, que aunque permitan llegar al peso ideal, producen carencias de nutrientes, y muy a menudo deficiencias en vitaminas y minerales (ver aquí cómo debe ser una alimentación equilibrada).

La pérdida rápida de peso prometida, además, no necesariamente implica pérdida de grasas, sino que puede conllevar pérdida de masa muscular. Esto es porque el músculo está compuesto por tejidos ricos en agua, la cual, ante un desequilibrio de nutrientes , puede resultar más rápida de perder que la grasa de barriga o la grasa de cadera o glúteos.

El efecto rebote en las dietas milagro

Además de los riesgos para la salud que implican las dietas milagro, el 95% de las personas que han perdido peso drásticamente con una dieta de este tipo recuperan el peso perdido y más en muy poco tiempo, según la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas.

Esto se produce por los cambios del metabolismo que pueden implicar las dietas milagro. Al ingerir muy pocas calorías , el metabolismo busca gastar menos energía y por ello se relentiza. Al dejar la dieta milagro y volver a una ingesta normalizada de energía, el metabolismo sigue en ralentí, por lo que las calorías sobrantes se acumulan en forma de grasas, produciéndose una recuperación del peso.

A su vez, al acabar una dieta milagro en la que se ha sometido al cuerpo a poca ingesta de alimentos y nutrientes (alertando al organismo por la escasez), la persona tiende a ingerir más de lo que necesita (pues el cuerpo sigue ante esa alerta por la escasez), con lo que unido al factor anterior, se recupera el peso rápidamente e incluso se aumenta, generando ese efecto rebote o yoyó.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s