Icono del sitio Zona de alimentación

Dieta Atkins: en qué consiste, ventajas y desventajas

Dieta Atkins: en qué consiste, ventajas y desventajas - dietas de proteínas o proteicas - dietas para adelgazar

De la mano del doctor Robert C. Atkins, la dieta Atkins nació a principios de la década de 1970 con la edición del libro La revolución dietética del Dr. Atkins, que posteriormente él mismo revisó y se reeditó en 1992 con el título La nueva revolución dietética del Dr. Atkins. Aun habiendo revisado parámetros, la dieta Atkins es una dieta de proteínas o dieta proteica, con baja ingesta de hidratos de carbono y fibra, que promete una pérdida de peso de 5 kilos en las dos primeras semanas.

Fases de la dieta Atkins

La primera edición de la dieta Atkins se basaba en tres fases, pero la versión revisada por su propio creador se estructura en cuatro fases:

Alimentos prohibidos y permitidos de la dieta Atkins

La dieta Atkins es una dieta proteica, por lo que en todas y cada una de sus fases se pueden consumir sin límites huevos, pescados, mariscos y carnes como el conejo, el pollo, la ternera, el cordero, el cerdo, etc. siempre exceptuando el hígado. A su vez, también sin límite se pueden consumir grasas como aceites y mantequilla.

El doctor Atkins propone un consumo moderado de queso curado y semicurado, y en las fases más restrictivas, se puede comer una ensalada más una taza de verduras con menos del 10% de hidratos, o dos ensaladas pequeñas. A su vez, recomienda evitar embutidos cocidos, ya que se les añaden azúcares y féculas, lo cual implica la ingesta de hidratos de carbono.

En las fases más restrictivas quedan prohibidos azúcar, cereales, leche, patata y legumbres como alubias, lentejas o garbanzos, por sus contenidos en hidratos, aunque a medida que se avanzan en las fases se van reintroduciendo dichos alimentos de forma controlada, al igual que la frutass y las hortalizas.

Ventajas y desventajas de la dieta Atkins

Las grandes ventajas de esta dieta radican en que es fácil de seguir, no se pasa hambre y asegura la pérdida de peso. Sin embargo, es una dieta que se basa en un desequilibrio de nutrientes, ya que las proporciones recomendadas para una dieta equilibrada son de entre 50% y 55% de hidratos, entre 15% y 20% de proteínas, y el 30 % de grasas no saturadas.

La alta ingesta de carnes rojas y mariscos puede provocar una subida del ácido úrico (con el riesgo derivado de padecer gota) y la alta ingesta de grasas insaturadas, además, conlleva riesgos de enfermedades cardiovasculares. La baja ingesta de fibra produce problemas de estreñimiento, y al baja ingesta de hidratos no la hace recomendable para personas con diabetes insulinodependientes.

En todo caso, para seguir cualquier dieta, es aconsejable el asesoramiento de un profesional y la supervisión médica.

Descubre otras dietas proteicas o dietas de proteínas


Y si quieres cocinar, enlaza con:


Salir de la versión móvil