Icono del sitio Zona de alimentación

Consejos para ir al súper y comprar comida sana

Consejos para ir al súper y comprar comida sana

Comer sano no empieza en casa, sino en la compra. Y el super está repleto de tentaciones y pensado para que caigamos en ellas, de modo que a menudo acabamos llenando el carrito de la compra de productos alimenticios que no necesitamos y que, además, están cargados de calorías sin ser nutritivos. ¿Cómo evitarlo?

Cómo no ir al super para hacer una compra sana

Nuestro estado influye en la compra que hacemos y hay dos factores esenciales que nos inducen a una compra de productos alimenticios ultraprocesados que no acaban en el carro por su valor nutritivo y aún así están cargados de calorías (ver aquí productos refinados: muchas calorías y pocos nutrientes). Por ello, es mejor dejar fuera del super:

El hambre. Es esencial ir a comprar sin hambre porque si no, no sólo tenderemos a comprar más, sino que eso que entra de más al carro serán productos alimenticios que casi podamos comer al momento. Y no serán unas zanahorias o alguna fruta, sino alimentos con elevada carga calórica en busca de una satisfacción inmediata.

Las prisas. Hay que hacer la compra sin prisas. Y es que, comprar con prisas facilita que compremos por hábito y la compra deja de ser una acción consciente. Así, si por hábito compramos bollería, chocolatinas, snaks o una pizza ultraprocesada, aunque tengamos la firme voluntad de evitarlas, es más fácil que alguna de estas cosas vuelva a caer en el carrito. A su vez, la prisa genera o es producto del estrés, y este fomenta el hambre emocional (ver aquí), lo cual facilita la compra de alimentos consuelo (ver aquí) aunque no seamos conscientes de ello.

Cómo hacer la compra de comida para que sea sana

Para favorecer la compra de alimentos sanos es importante convertir la compra en un acto consciente y para ello, además de tener la prioridad nutritiva muy clara, hay diferentes elementos que pueden ayudarnos:

  1. Agua, leche, aceite, vinagre, etc.
  2. Legumbres, arroz, pasta, conservas
  3. Verduras y hortalizas
  4. Refrigerados pescados, carnes, lácteos refrigerados
  5. Congelados

Descubre otros Consejos para una cocina sana y saludable


Salir de la versión móvil