Las grasas trans son grasas alimentarias producidas por la industria como potenciador de sabor que, además, aumenta el plazo de consumo del alimento. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que a los sumo, el 1% de las calorías diarias ingeridas debería ser de grasas trans. ¿Por qué? ¿En qué alimentos se hallan?

Qué son las grasas trans

Las grasas trans se producen a través de un proceso de hidrogenación que consiste en introducir hidrógeno en ciertos aceites vegetales de modo que pasan a tener una textura sólida o semisolida parecida a las grasas de origen animal. Y luego se emplean como ingrediente de ciertas elaboraciones industriales. La industria alimentaria desarrolló este proceso porque así los aceites pasaban a ser más estables y menos propensos a la oxidación, que los convertía en aceites rancios.

Pero a su vez, este proceso provoca que parte de las grasas poliinsaturadas se transformen en grasas saturadas (ver aquí diferencia entre grasas insaturadas y grasas saturadas). Y además, el organismo no es capaz de sintetizar las grasas trans.

Efectos sobre la salud de las grasas trans

Mientras que el exceso de grasas saturadas provoca un aumento en los niveles de colesterol-LDL (el conocido como “colesterol malo”), haciendo que se acumule en arterias generando problemas cardiovasculares, la grasas trans, que recordemos, no se sintetizan, lo que hacen es:

  • aumentar los niveles de colesterol-LDL;
  • bajar los niveles de colesterol-HDL (el conocido como “colesterol bueno”),

Ambos elementos sumados lo que hacen es aumentar la acumulación del colesterol en arterias (ver aquí qué es el colesterol y cómo controlarlo), lo cual deriva en mayor riesgo de problemas cardiovasculares.

Donde encontramos las grasas trans

Qué son las grasas trans y como inciden en nuestra salud - nutricion - nutrientes

Como ya hemos comentado, las grasas trans se emplean esencialmente en la industria alimentaria, y por lo tanto la hallamos en multitud de productos ultraprocesados, desde precocinados tipo pizzas, canelones, etc. a empanados como croquetas, bollería industrial, galletas, helados, snacks salados como patatas fritas, palomitas, etc., pasando también por numerosos productos alimenticios de restaurantes fast food.

En España no existe una regulación específica que deba indicar en el etiquetado nutricional la presencia de grasas trans, pero si leemos detenidamente las etiquetas (ver aquí por qué) podemos detectarlo cuando indiquen en sus ingredientes figuren las palabras “ parcialmente hidrogenados”.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s